Tips para saber si tu mapa de aplicaciones está desactualizado

Son muchas las cosas que hacen funcionar una empresa, todos sus colaboradores, sus productos o servicios, CEO, sus clientes. Pero hay una sola que articula todas estas juntas y es una arquitectura IT que unifique a las partes de la empresa.

Los procesos de negocios que hacen a tu empresa competitiva y efectiva no podrían ejecutarse sin desarrollo de software que sostenga el día a día del equipo optimizando la operatoria y las tareas diarias.

Durante la implementación de herramientas internas de software, hay una tarea que es de suma importancia, por lo general subestimada, y que requiere alta colaboración entre los desarrolladores y el cliente: la etapa de testeo. Esta fase hace que los usuarios puedan probar la herramienta antes de ponerla en práctica y escalarla.

Pero la realidad es que los usuarios están probando la aplicación constantemente, entendiendo sus funcionalidades, sus atajos, sus beneficios y mejorando su productividad en base a ella. Entonces, ¿cada cuánto conviene hacer una revisión del sistema? ¿Está funcionando de la misma manera que en un principio?

El mercado cambia, la realidad cambia y tu empresa también cambia con el tiempo. Por eso desde Cultura IT te traemos algunas señales que marcan que tu empresa necesita una revisión de software.

Nuevo personal

¿El personal es el mismo? ¿Cuántos colaboradores ingresaron? ¿Cuántos salieron? ¿Se contrataron nuevos proveedores en los últimos meses? ¿Hay recambio de proveedores con constancia? Estas son algunas de las preguntas que podrían orientar a tu empresa. El desarrollo de software se plantea para un target específico, el personal, los usuarios que van a acceder a él. Si los usuarios cambian constantemente, el software debe hacerlo también.

Las actualizaciones son constantes y son necesarias, pero muchas veces hay cambios más estructurales que requieren el inicio de un proceso completamente nuevo.

Cambio de Rumbo en el negocio

Las estrategias de negocios varían según las oportunidades del mercado y la postura de la competencia. Si la forma de producir o de brindar servicios de tu empresa está mutando, lógicamente algunos aspectos del software desarrollado van a quedar obsoletos y puedan requerir un reajuste.

Complicaciones en el funcionamiento

“Nunca son muchas pruebas”. Las etapas de testeo siempre son acordes a la planificación del desarrollo de software, pero como mencionamos previamente, nunca terminan justamente por las iteraciones constantes que se implementan al trabajar de forma ágil. Las complicaciones en el funcionamiento del sitio pueden aparecer a largo plazo, y si bien siempre van a ser menores y no van a frenar la producción de tu empresa, al acumularse es muy prudente hacerlas revisar.

Nuevas tendencias y la necesidad de moverse rápido

Como dice Marc Andreessen “El software se está comiendo al mundo”, y no es novedad que los productos digitales están en permanente evolución. Año a año los sistemas de diseño cambian, las interfaces adoptan nuevas estéticas, y los lenguajes de programación y las librerías open source mejoran su alcance y performance.

Es evidente que ante este escenario, las empresas deben no sólo tener la agilidad de poder iterar rápidamente sobre un producto, sino también adoptar una mentalidad de updates y lavados de cara con una frecuencia mayor a la que quizás suelen acostumbrar.

Es por esto que en nuestro caso utilizamos herramientas low code, adoptamos técnicas de coaching ontológico, y nos rodeamos de colegas que generan procesos de trabajo que les permite iterar con velocidad.

Estas son algunas de las estrategias que se pueden implementar, pero no las únicas: lo importante es adoptar aquellas que funcionen en el contexto de tu empresa.

Pérdida de Oportunidades

El software personalizado e individual por empresa es necesario, es el manual de instrucciones para todo el equipo. Pero a veces, utilizar el mismo manual durante mucho tiempo atenta contra la innovación, la búsqueda de nuevas ideas y los avances tanto metodológicos e internos como competitivos externamente.

No vale la pena desperdiciar oportunidades por estar empleando personas  muy talentosas bajo un software obsoleto.

¿Cuándo fue la última actualización?

Los sistemas de software tienen una vida útil, al igual que los productos físicos que utilizamos en el día a día ¿Ya cambiaste las computadoras y la maquinaria de tu empresa? ¿Y tu celular, tus electrodomésticos de uso personal? La tecnología avanza tan rápido y a pasos tan agigantados que a veces es difícil de alcanzar.

Desde Cultura IT esperamos que este aporte te ayude a seguir el ritmo.