Cómo logramos adaptarnos al trabajo 100% remoto en plena pandemia

Cuando empezó la pandemia en Argentina, tuvimos que lograr como equipo de más de 60 personas trabajar desde nuestras casas de un día para el otro. Quedate leyendo y te contamos cómo.

La historia para nosotros fue posiblemente parecida a la de muchas personas. Teníamos nuestras rutinas matutinas, quizás desayunando, leyendo noticias, entrando en calor con las novedades laborales, viajando hacia la oficina y viendo algún que otro mail en el viaje.

Todo eso se cortó de repente, sin previo aviso.

Mientras como equipo nos organizábamos para poder seguir respondiendo ante nuestros clientes, los equipos comenzaron a necesitar soporte para trabajar desde sus casas sin interrupción. Computadoras, equipamiento de oficina, entre otras cosas que iban a venían en cuanto a necesidad.

Desde Cultura IT transitamos por este período a lo largo de varias semanas y hoy, como empresa 100% remota, te contamos las cosas más importantes que nuestro equipo resolvió en los primeros días de trabajo remoto repentino para adaptarse a esta nueva forma de trabajar:

Políticas de trabajo remoto

Dependiendo de tu industria y el tamaño de tu compañía, es posible que previo a la pandemia ya contaras con flexibilidad presencial y remota. Pero desde ya la permanencia del trabajo remoto requirió ciertos cambios de esas políticas.

Para nosotros, una vez que vimos definitivo el cambio a trabajo 100% remoto, nos dimos cuenta como equipo que necesitábamos formalizar la situación y contar con un esquema de trabajo que permita que todas las partes del equipo puedan trabajar cómodamente.

Por lo tanto, fue necesario organizar formalmente la comunicación de los equipos, el uso de ciertas herramientas digitales, la logística del equipamiento para poder trabajar desde casa, y la gestión de los proyectos.

Destacamos de este punto la necesidad de ser flexibles para asegurarte de que la productividad y la comunicación sean prioridad y tu compañía pueda transicionar hacia trabajo remoto.

Capacitando al equipo en prácticas remotas

Además de formalizar y distribuir políticas de trabajo remoto, es importante que todo el equipo cuente con el onboarding y capacitación necesaria para esta modalidad, especialmente en casos de nuevos colaboradores del equipo.

Hacer el onboarding de nuevos colaboradores es lo más desafiante de este punto. Un proceso que antes llevaba varias conversaciones presenciales con distintos equipos, hoy se basa 100% en llamados vía Google Meet, mails, presentaciones, challenges técnicos, entre otras cosas.

La primera interacción que tendrá un nuevo colaborador con tu empresa será 100% remota, y es importante que el proceso esté lo más curado posible.

Además de esto, es importante proveer de herramientas y procesos para la comunicación desde casa, lo antes posible, y de la forma más amena posible.

De repente es necesario documentar prácticas para tener reuniones vía Meet o Zoom más efectivas y productivas, aprovechar mejor los canales de comunicación con los equipos de proyectos como Google Chat o Slack, e incluso asistir a todo el equipo para tener mejores y más seguras conexiones a internet desde sus casas.

Nuestro énfasis en este punto: comunicá temprano y con frecuencia, y utilizá herramientas que inciten a la colaboración y a la productividad.

Centralizando la operación en una herramienta

Cuando una organización entera pasa a trabajar remoto, la centralización de información, documentación y proyectos es de suma importancia.

En nuestro caso, utilizando herramientas como Jira (además de las ya mencionadas), tuvimos que trabajar como equipo en estandarizar la documentación de los proyectos y la comunicación.

Además, tuvimos que hacer énfasis constante en la actualización de las tareas documentadas en Jira hacia cada equipo y sus miembros para tener completa visibilidad del progreso de los proyectos.

El objetivo de este punto es que los equipos tengan la autonomía suficiente para actualizar, documentar y apoyarse en Jira en el día a día de trabajo, y que el mismo sirva como una guía al momento de tomar decisiones o evaluar el rendimiento del proyecto en general.

Otras herramientas como Jira pueden servirte como base de operación, como Asana, Monday, Trello o Basecamp.

Dejando el cliché de lado

El trabajo remoto requiere de integración y apoyo mutuo entre las partes del equipo, y es importante que cada persona entienda y sienta ese apoyo de parte de toda la organización como un todo.

Por eso es importante remarcar  con constancia y comunicar esto a todo el equipo permanentemente. Pero esto no sólo requiere hacerlo desde lo literal, sino también con las pequeñas acciones del día a día al comunicarnos vía chat, vía Jira, o call.

Gracias al correcto uso de las herramientas que tenemos disponibles hoy en día, organizaciones de todo tamaño hoy pueden continuar con sus operaciones de forma remota sin limitaciones, y no sólo manteniendo la productividad sino también priorizando el bienestar de las personas.